domingo, 3 de febrero de 2013

Cómo Debe Perfilarse el Líder en Venezuela?

SEMINARIO AVANZADO “EL GERENTE COMO LIDER EMPRESARIAL” Facilitadora: Dra. Leonor Dillon Doctorantes: Miguel A. Álvarez Gabriela, Gallardo Magaly, Mendoza Wismark, Páez ¿Cómo Debe Perfilarse el Líder en Venezuela? El escenario venezolano presenta grandes turbulencias en lo económico, político, social, cultural, educacional que demanda en el caso que nos concierne del Administrador, una gerencia generadora de cambios, capaz de enfrentar las turbulencias con un rol, determinante en todo aquello que pueda conducir a salir airoso de dichas turbulencias. La gerencia venezolana debe adaptarse a los nuevos conocimientos que demandan los actuales escenarios, no puede quedarse anclada en el pasado, aplicando viejas teorías, herramientas, modelos que atentan contra la supervivencia de las organizaciones donde laboran. Hoy los escenarios son más dinámicos, sometidos constantemente a cambios, a innovaciones, a turbulencias, en donde las Alianzas son figuras determinantes en la apertura por conquistar nuevos mercados. Por ello las Universidades Comprometidas con formaciones de estos Profesionales deben definir cuál es el Perfil requerido que debe poseer este tipo de profesional para que garantice un Gerente capaz de desempeñarse ante los requerimientos que las atmósferas exigen y en donde solamente lo logran todas aquellas empresas que han sabido adentrarse a ellos con planes de mercadotecnia acorde a lo que la competitividad presenta, avalado además con ofrecer productos, servicios de calidad, precios favorables para los consumidores, así como estableciendo estrategias diferenciativas que conlleven a que el consumidor demande los productos que se le ofrece. De aquí, la importancia de definir un perfil del gerente ante estos cambios y como saber aprovechar las oportunidades que beneficien no solamente a la empresa en donde actúan, sino al país mismo. Para ello es necesario:  Contar con conocimientos metodológicos y técnicas de las variables macroeconómicas del país y el exterior. “Capacidad de hacer frente a la competencia”.  Ser proactivos, con espíritu de lucha, visionario, capaz de enfrentar nuevos retos y facilidad de interpretación ante situaciones adversas.  Saber manejar el alcance y diseño de marketing social y político con estrategias de Mercado a fin de captar espacios de dominio del comercio nacional e internacional.  Contar con una iniciativa estratégica impulsora que permita el desarrollo de nuevos proyectos sin tabú ni miedos a nuevos mercados que penetrar.  Capaz de detectar donde se encuentran las oportunidades y fortalezas de su empresa y lograr crear estrategias que mantengan las misma y minimicen las debilidades. Consideramos que Venezuela en estos últimos años ha tenido una participación activa en los escenarios económicos por lo tanto debe ser cada vez más proactiva, de darle oportunidad a su sector empresarial a participar en la dinámica de estos, contando con una gerencia capaz de saber interpretar, actuar eficientemente, sabiendo manejar adecuadamente sus recursos, interpretando y tratando de satisfacer los requerimientos que los consumidores exigen. El gerente como líder debe tener una visión al compromiso y participación en los mercados internacionales debe contar con cuatro capacidades básicas: liderazgo personal, visión de negocios, capacidad empresarial y ética profesional, ya que permite darle a las empresas confianza y armonía, evidentemente esto supone una formación integral con estudios universitarios y postgrado. Conocer e interpretar la realidad de los escenarios económicos mundiales, donde la competencia de las empresas es muy dinámica, para saber aprovechar las oportunidades y proveer a sus productos ventajas competitivas. De tal manera que el perfil del gerente venezolano, debe ser ante todo proactivo que logre anticiparse a los hechos, que estimule el cambio, poseer altos conocimientos de formación globalizados, estar actualizado en todo lo acontece en materia integracionista y el contenido de los acuerdos que pudiera ofrecer oportunidades de negocios. La realidad empresarial venezolana es muy preocupante dado a muchos problemas que tiene que enfrentar producto de su entorno, en donde el Estado ha incidido determinantemente en su rol con sus imposiciones tributarias, inestabilidad política y una crisis económica que ha afectado seriamente las inversiones, a su desarrollo, aunado además al poco desarrollo tecnológico que afecta seriamente su competitividad. La gerencia venezolana, de muchas de las pequeñas y medianas empresas la han dirigido ejecutivos con muy poco conocimiento de la administración, avalado por lo aprendido de una manera empírica, sin haber pasado por una formación formal universitaria. Alimentándose de la experiencia, y desde luego debidamente amparados por ser miembros de la familia de los dueños, grandes amistades. Lo cierto, es que los venezolanos tienen su forma cultural y espontánea de trabajar, dirigir y organizarse, y justamente, esta forma mantiene una relación de armonía con las creencias que sirven de base al sistema local de valores. Sin embargo, partiendo de los rasgos sociales dominantes, se puede construir un perfil del gerente venezolano "natural" que no viene a ser otra cosa que la descripción del estilo de liderazgo preferido por el habitante promedio de estas tierras. Puesto que al desempeñarse como dirigente el venezolano:  Demora hasta el último minuto las decisiones, sobre todas las complejas, difíciles o impopulares; acto seguido se muestra muy impaciente. El tiempo es controlable.  Forma clones; selecciona sus afines. Entre el pana y el más competente, el gerente vernáculo, con mucha frecuencia se decide por el primero.  Tiende a ser autoritario, controlador y centralizador. Su motivación y ansias de poder no se siente a gusto con la delegación de funciones.  Quiere imperios, tanto horizontales como verticales. La necesidad social más importante es también la recompensa más buscada.  Se rodea de estructura y burocracia. La estructura brinda una sensación de seguridad; la burocracia protege y acompaña.  Es excesivamente operativo. Se inmiscuye en las operaciones y descuida las estrategias. Por una parte, su afán de controlar lo lleva a involucrarse en todo; por otra parte, las operaciones, por sus características específicas, son la actividad ideal para conseguir recompensas inmediatas.  Es territorial. Protege su departamento o su sección de las influencias externas, cela a sus subordinados y no comparte información con sus pares. Su motivación de poder se opone a la necesidad de apertura.  Tiende a repetir el pasado. Resiste el cambio. El futuro es riesgoso, el cambio también.  Su enfoque de planificación es intuitivo e informal. Cuando diseña estrategias, tiende a contaminarlas con expectativas irreales.  Desconoce los errores, busca culpables y resiente la crítica. Su externalidad le impide aceptar equivocaciones; como persona única, no resiste la crítica.  Busca lo espectacular; se aburre con lo incrementar. Persiste poco. Trata de obtener resultados con unos cuantos golpes gloriosos, y de un día para otro.  Su lealtad y su identificación se concentran en las personas. La organización, la empresa o el ministerio no son sino representaciones de los individuos que las dirigen. Es solidario con su gente. La institución no es fuente de motivación. Venezuela siendo un país que cuenta con grandes riquezas naturales, que podría estar en la fila de los países desarrollados, está anclada en su progreso por varias razones que va desde sus gobernantes, la ausencia de un liderazgo capaz de activar ese talento humano necesario para formar un buen equipo de trabajo que permita gracias a buenas planificaciones, programas económicos salir adelante, así como descuido en su desarrollo tecnológico, en la capacitación de sus profesionales, especialmente los que nos concierne administradores de acuerdo a los requerimientos que la Sociedad del Conocimiento demanda, un perfil del administrador idóneo a lo que el escenario actual requiere. Definitivamente, es necesario contar con una gerencia más preparada, identificada con los nuevos paradigmas administrativos, con nuevos conocimientos y en donde las escuelas de Administración deben estar comprometidas en la formación de excelentes licenciados en Administración de acuerdo a lo que el escenario mundial y nacional requiere. Sabemos a ciencia cierta de las grandes debilidades en las empresas del país, justamente por no contar con gerentes adaptados a los requerimientos de los escenarios actuales y en donde las escuelas de Administración de las universidades nacionales no han cumplido asertivamente con su rol de capacitarlos de acuerdos a lo que hoy se necesita. Para poder brindarle un sentido completo al perfil del gerente, se debe tomar en consideración que toda gerencia es una práctica entendida como una labor integral. Sobre todo, ante las demandas del mundo actual y del futuro deben desarrollar un conjunto de habilidades y actitudes para conseguir el aprendizaje significativo. De éste conjunto de habilidades caben destacar varias, tales como: pensar, crear, diseñar, resolver, interactuar, manejar, usar, producir y comunicar. Todo esto con el fin de trabajar, estudiar y construir visiones en equipo, auto evaluaciones, compromisos y el compartir. El gerente debe ser un líder que posea la capacidad de modelar sus habilidades, ser creativo e intelectual y, además, inspirar confianza en la búsqueda de la verdad. De manera general, se puede decir que el gerente debe demostrar características de liderazgo, en las cuales deberá tener una visión de futuro y saber comunicarla, una visión innovadora y avanzada, es decir, asumiendo los nuevos paradigmas y sus implicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada